sábado, febrero 20, 2010

TRISTEZA

CUADERNO DE BITÁCORA . A BORDO DEL NAUTILUS


DIARIO DE NAV EGACIÓN

20/FEBRERO/2010


Estoy cansado....angustiado...solo en un mundo lleno de vida amarga y alegrías calladas. Quiero desahogar la ira de mi alma, aplacar los poros de mi piel que sudan a palabras sordas y olvidadas. Mis ojos se cansan y el murmullo del dolor vuelve una y otra vez, para recordarme que estoy vivo, que vago por un mundo que no me comprende, que siento el sabor del rechazo en cada viento que azota mi cuerpo.


Pero tengo que ser fuerte, no derrumbarme ante la soledad de mis pensamientos. Debo quererme a mí mismo, ya que los míos sólo buscan en mí, una mano para labrar la Tierra y entregar frutos, olvidando que esa Tierra, esa mano, necesita energía y fuerza para que la cosecha sea fértil y abundante.

El sol brilla en mi pecho buscando calor que no encuentra. ¿Puede que sea yo el que desentone en esta orquesta de mi vida?.


Soy sensible al tacto del agua cristalina, de ese rió que cruza por mis venas llevando moléculas de savia, de esperanza, de ganas de vivir. Pero los obstáculos son muchos y las presas paralizan toda actividad floreciente. Y entonces el lecho del río, de mis venas, se torna seco, sin el murmullo de la corriente, sin escuchar el canto de la rana o ese goteo característico de la lluvia al caer sobre su regazo.


Si, a veces mis lágrimas recorren mis mejillas con la esperanza de mojar, aunque sea como el agua salada, las piedras resecas de un cauce muerto, olvidado, marchito en mil pedazos de proyectos rotos, de nostalgias que hacen vibrar los mil sentidos de mi cúpula de cristal.


No tengo una mano amiga, una acaricia en mis labios que llenen el bombear de mi corazón. Sólo tengo una pluma y un papel blanco en el que dibujar mis ilusiones y desahogar mis penas y temores.


Ya se arruga mi piel en mis ojos. Mi pelo rebelde se tiñe de blanco como las montañas nevadas, cómo lenguas de un glaciar eterno. Pero....hasta ese hielo se deshace en agua dulce que corre al encuentro de su madre La mar. Y lo eterno se vuelve incierto, días, horas...... en un mundo donde el llanto deja de serlo cada segundo y al siguiente de nuevo renace con más intensidad. Y es aquí, donde la vida se va hacía oscuros mundos que nos hacen temblar de incertidumbre y miedo.


A pesar de ello, de esta melancolía que aflora por mi piel en determinados momentos y aunque me encuentre hundido en el lodo de mi existencia.......amaré con todas mis fuerzas a la esperanza, a la igualdad que nunca llega y a esas almas que mueren de pena y hambre, buscando la libertad y la misma forma de vida que yo poseo y que a veces desprecio.


Soy egoísta. Tengo de todo y sin embargo me quejo de una soledad que tal vez la haya esculpido con mis propias manos lenta y ciegamente.

¿Existe la felicidad? No lo se. Yo no la encuentro por más que busco entre los libros del saber. Eso si, siempre encuentro a mi agridulce amada, la tristeza que ensombrece mi mirada.


No sin razón me llamo Nemo, el equivalente en latín a “Nadie”. Ya el héroe griego Odiseo le dijo al cíclope Polifemo: “Nadie es mi nombre y Nadie me llaman mi madre y mi padre y todos mis compañeros.”


PEDRO POZAS TERRADOS (NEMO)

4 comentarios:

Freeman dijo...

Hola querido amigo, por la intensidad y la profusión de sentimientos y expresiones, por momentos creí que este texto estaba íntegramente extraído de un buen libro de aventuras, girando en torno al mítico capitán Nemo, perdido bajo el océano y sumergido en su propia soledad existencial.

Una vez más, me sorprende tu riqueza interior, de tantas facetas: el amigo y defensor de los animales, el aventurero, el testigo e informador, el filántropo, el viajero, el ecologista, el activista, el escritor... y como síntesis de todos estos aspectos, un ser humano noble y comprometido -y por ello excepcional-, en este mundo tan brumoso y desafiante que nos ha tocado vivir, donde los puros sentimientos e ideales son difíciles de encontrar, y más aún de realizar.

Sufres, como la mayoría de nosotros, por las expectativas frustradas y los sueños malogrados en unos u otros campos, y por el desamor y la violencia que parecen presidirlo todo. Sin embargo, también eres consciente de los tesoros que posees, y que otros efectivamente anhelan y se mueren por disfrutar, al menos en alguna porción.

Anónimo dijo...

...Si supieras lo realmente extraordinario de tu aportación al mayor bien de la sociedad y el planeta, y más aún el muchísimo bien que puedes todavía hacer, con sólo desenvolver los dones que te son naturales. Si les concedieran un eco masivo, ya tu sola voz -valiente, honesta y reivindicativa- y tu sola presencia -íntegra, incorruptible-,
harían caer toneladas de velos de hipocresía y de caras de vergüenza, así como encenderían en muchísimos corazones lo mejor del ser humano, moviéndolos a la acción, a la limpieza y a la solidaridad.

Y más aún si fueran muchas voces y presencias de este calibre, manifestándose alto y claro ante los medios, si realmente los periodistas hicieran su trabajo. Sería un coro unánime e inapelable, un legítimo clamor, revelando lo que los poderosos no quieren revelar, informando de la realidad a la que nadie quiere mirar... y llamando a la parte más auténtica del ser humano a realizar lo ineludible, lo necesario, lo imprescindible... eso que las élites, los cínicos, los descreidos y los resignados llaman utopías, y que en verdad son nuestros DERECHOS FUNDAMENTALES INALIENABLES.

Muchísimo aún en este sentido podemos hacer, lograr, alcanzar. No será fácil, pero nadie dijo que lo fuera en un mundo como este. Pero es nuestro reto, y el propio llamado de nuestro corazón. Al fin y al cabo aquí estamos de paso...

La vida es sólo un día de trabajo, que puede costar, sí, mucho esfuerzo y penalidades... pero por cada fuerza que llevemos a un corazón afligido, por cada sonrisa que pongamos en el rostro del que está más triste que nosotros, por cada ánimo que suscitemos en quienes lloran más desconsolados que nosotros, por cada consciencia que llevemos a quienes tratan hoy de comprender lo que está pasando, por cada acto, palabra, sentimiento y acción de bien y Amor Incondicional que llevemos al seno de esta Humanidad y de este mundo malheridos... estaremos sin duda haciendo valiosa y fructífera nuestra estancia en este planeta, por mucho que las apariencias y nuestras propias sombras interiores no nos permitan verlo con claridad.

...Y si tuviéramos que hundirnos en nuestro barco, lo haríamos disparando cañonazos de Luz y Amor hasta el final, pues aunque todo el mundo actuara perversamente, no dejaríamos por ello de ser nosotros mismos y obrar en conciencia y en consecuencia, a menos que la locura o la muerte nos sorprendieran.

Pero, sabes, nuestra Madre Tierra no ha dicho su última palabra. Ni el Padre Sol tampoco. Más bien están empezando apenas a pronunciarse. Madre Gaia no es una mera roca volando sin conciencia ni vida por el universo. Ella es Vida que nos nutre y nos alberga en sí misma. Y estoy convencido de que, en su Inteligencia, evitará su propia aniquilación por parte de algunas de sus células rebeldes que proliferaron y destruyeron demasiado.

Hay un Orden Superior, y ciertos experimentos, retos o aprendizajes en ciertas Humanidades también tienen su cabida, así como su plazo de vencimiento. Por ello, y hasta que caiga el telón, dame y danos por favor, Nemo, la alegría y el honor de faenar a tu lado en nuestro Nautilus de Luz, Amor y Consciencia.

Un fuerte abrazo, no estás solo
Freeman

Anónimo dijo...

Estimado Freeman:

No tengo palabras para agradecerte tus dos comentarios que has dejado, el ánimo y el apoyo de todo nuestro trabajo muchas veces incomprendido y muchas otras sin ver resultados.

La verdad es que ayer, melancólico y triste, quise sacar de mi mismo esa angustia temerosa que a veces planea sobre mi y expresarla escribiendo lo que mi corazón me dictaba.

Estuve dudando de ponerla en la bitácora, pero quise compartir con los demas, mis sentimientos que esos momentos tenia.

Todo lo que has dicho, es cierto no por mi, sino por tantos otros que como tu aportais con vuestra ilusión y luz, alumbrando el sendero oscuro en el que muchas veces nos encontramos.

Todo lo que has mencionado, aplicatelo a ti amigo mio, por ser mi amigo y compartir juntos en el salón del Nautilus, las esperanzas y las ilusiones de la igualdad mundial.

Gracias de verdad y no tengo más palabras para agradecerte de corazón el que alimentes de energia los motores de esta nave que en ocasiones tiene que llegar a puerto para ser reparada por tempestades que asolan los mares.

Si, veo que Nemo no esta solo y eso hace al Nasutilus ser más fuerte y tener más coraje.

Un abrazo fuerte y naveguemos en el mar de la esperanza, intentando encontrar el puerto ed la igualdad.

Pedro Pozas Terrados - Nemo

Anónimo dijo...

Muchas gracias Pedro, es una gran alegría contemplar de nuevo a nuestro Nautilus hacerse a la mar -con Nemo y toda la tripulación a bordo-, surcando impávido y flamante las aguas, rumbo hacia el encuentro con su destino, cualquiera que este sea. Aquí, allá y en cualquier lugar, estaremos siempre sirviendo a la Vida Una. La Luz está en nuestro corazón.

Fuerte abrazo,
Freeman