martes, septiembre 20, 2011

LA TIERRA INDIGNADA

Algo está pasando globalmente en la sociedad planetaria, donde los pueblos indignados se están levantando o al menos manifestando sus protestas de forma clara contra las clases políticas y el poder corrupto financiero. No sólo los pueblos árabes se han levantado contra el sistema exhibiendo su descontento. Miles de personas en los países europeos llevan saliendo a la calle masivamente expresando su tabia e importancia. Las rebeliones pacíficas se están dando incluso en Estados Unidos donde miles de manifestantes en muchos estados aclaman justicia y respeto, arremetiendo a unos dirigentes que no les falta de nada, con sueldos escandalosos y privilegios de reyes en las épocas feudales. La indignación se extiende por el mundo entero.

Cientos de pueblos indígenas se manifiestan por defender sus bosques contra poderes paramilitares consentidos por gobiernos y numerosos líderes indígenas y campesinos están siendo asesinados, sin que ello pare las protestas cada vez más numerosas.

En Chile el pueblo sale a la calle por el masivo abuso de sus políticos en temas sociales, protestando por un sistema educacional con elevados impuestos y que sólo busca el lucro, pagando tasas muy altas para entrar en las Universidades, acotando con ello la libertad y la cultura de la sociedad chilena. Alexander, un chileno me comentaba por facebook que “Chile es un país donde las leyes están hechas para que los políticos, las empresas privadas y los bancos se aprovechen del ciudadano”. Pero no solo en Chile estas leyes tienen ese objetivo.

La tiranía escondida de la democracia se extiende por todos los países haciéndenos creer que vivimos en libertad. Pero no es así. Somos un rebaño de ciegos conducidos por idiotas que tienen que dar cuanta a sus amos de la lana robada a sus propias ovejas.

Se está desenmascarando desde hace meses esta crisis inventada, sin que el poder de la justicia, que no independiente como debería de serlo, tome cartas en el asunto para buscar, juzgar y encerrar a los responsables de toda esta especulación planificada y moldeada a su gusto por organismos internacionales financieros. Se permite la evasión de dinero a paraísos fiscales sin que se dicte ninguna Ley para parar esta grave práctica en la que sólo viven los que mas tienen, hundiendo a los que poco o nada poseen. Pero sin embargo, nuestros políticos, creyéndose los dioses de la democracia y son consultar al pueblo que lo tiene relegado al margen de sus atropellos, cambia la constitución por sus propios intereses sin consultar al ciudadano. ¿Hay mayor insulto para una democracia?. Han caído en lo más hondo del fango y por el momento, le siguen la mayoría de la sociedad que divididos en uno y otro partido como si fueran sectas, no ven más allá de unas palabrerías llenas de mentiras pero adornadas con tacto para confundir las esperanzas de un pueblo agotado.

Ya huelga hablar de la cantidad de privilegios que tienen los políticos porque creo que todos conocen algo sobre este asunto. Para refrescar la memoria solo mencionaré los sueldos abusivos de los expresidentes con sus privilegios y que además son contratados por empresas privadas (¿a cambio de que?), o los sueldos millonarios de los diputados y que sólo diez de ellos se reparten 12 millones de euros en activos financieros o títulos empresariales, o los imputados por corrupción que se les premia como Ripoll con la Presidencia del Puerto de Alicante. No, algo ocurre en una sociedad que se muestra indignada por este robo y que sin embargo siguen votando a los mismos de forma sectaria.

Recientemente alguien, con dos dedos de frente, con una luz de la razón ha sido capaz de decir lo que desde estas mismas páginas he comentado en ocasiones o expongo en mis libros. La Defensora del Pueblo ha pedido al Ministerio de Justicia que el excesivo gasto de dinero público, sea considerado delito. Esto es algo tan básico que todos los partidos lo deberían tener en sus programas. No se puede permitir que los que tienen la responsabilidad de invertir con el dinero del ciudadano, lo despilfarren por incompetencia, por intereses o porque sí, ya que es un bien público y deben responder por ello, teniendo que invertirlo con responsabilidad como si fuera dinero propio. No se puede permitir sin que no sea delito, que un edil se gaste 5.700 euros en línea eróticas; 9.000 euros en comilonas o comidas de trabajo (el trabajo se debe hacer en las oficias que para eso están); que se gasten tantos millones de euros en un aeropuerto como el de Castellón sin que haya aterrizado ningún avión o que el Director de ese aeropuerto fantasma cobre 84.000 euros; la compra de coches oficiales de alta gama; el gasto millonario de facturas telefónica.......Todos estos casos deberían ser juzgados por delito y crear un Título específico en el Código Penal titulado: “Delitos contra los intereses del ciudadano”, donde se podrían incluir otras clases de atropello como los que realizan los bancos en las comisiones de gestiones o los abusos de las empresas en los servicios básicos (luz, agua, gas...). Que el pueblo tenga una herramienta de defensa ante el abuso y el robo de guante blanco.

Es cierto que existen algunos políticos dignos, con espíritu de justicia, con amor de entrega....pero en el momento que entran en un sistema político obsoleto, donde la obediencia al voto en el Congreso es tajante, donde no puedes ser critico con tu propia militancia, donde tienes que acatar una disciplina de partido..entonces, te cierran las puertas a conseguir y luchar por los que todos los políticos deberían luchar: el programa político presentado y no por las decisiones de una directiva que se equivoca y que posee intereses muchas veces ocultos a los de su propio signo.

Y mientras, la Tierra tiembla indignada al sentir tanta soledad entre los pueblos, tantos tambores que anuncian la rebelión pacífica ante un sistema global que quiere estrangular las voluntades de las naciones de base.

Las multinacionales, son protagonistas de un genocidio y ecocidio consentido por las Naciones Unidas, sin que existan respuestas internacionales efectivas a este grave problema del siglo XXI, responsable sin duda de la sexta extinción de especies, incluida los pueblos indígenas, grandes defensores de la Tierra.

Si ampliamente en muchos lugares de la Tierra la indignación contra la clase política es una realidad, cuando hay tanto corrupción y descontento, cuando miles de movimientos sociales salen a la calle contra las políticas de sus gobiernos, sin duda es porque algo esta fallando, porque existe un poder llamado político que no ha sabido salvaguardar los intereses de la humanidad, que ha olvidado quien les vota y han enterrado la democracia bajo máscaras de leyes aprobadas sin debates sociales y sin contar con el apoyo del ciudadano, que se han aprovechado de la dictadura para montar otra dictadura más sangrante si cabe, enmascarada por la democracia dictatorial de los partidos y del poder económico.

La Tierra esta indignada con el ser humano. No sólo ha sido capaz de destruir los recursos elementales de subsistencia de muchos países, de arrasar las selvas poniendo en peligro la estabilidad del planeta, de consentir millones de muertos por hambre y desnutrición evitables, de fomentar guerras innecesarias bajo los objetivos financieros, crear religiones sectarias que llevan a la confrontación y al odio entre los seres humanos; sino también ha arruinado la dignidad humana y el respeto a la vida, dos factores indispensables para que el ser humano pueda llamarse como tal

PEDRO POZAS TERRADOS (NEMO)