domingo, enero 31, 2016

RUMBO A LA FELICIDAD

 

Ella ha querido coger el timón de la esperanza, de la vida y surcar el universo de las estrellas que la quieren y que juegan con ella a la luz de la luna con el calor del sol. Ha marchado con rumbo a la inmensidad del océano, a las profundidades de sus secretos, hacia ese cielo que la ha estado esperando y que ahora aclaman millones de trompetas ante su llegada triunfal. Ella lo ha dado todo por los demás, por sus seres queridos aquí en este mundo amargo y agrio. Ha vivido la desesperación, el horror de la soledad, el saber que su mente se apagaba poco a poco sin saber porqué y sin comprender qué había hecho mal para tener el martirio del olvido, la tortura de ilusiones e imágenes perdidas, el no saber dónde está y encontrarse perdida en un mundo extraño, sumida en el silencio.

Toda su vida ha sido un constante sacrificio, una esclavitud marcada en la resignación y en el amor. Sus palabras siempre eran para apagar conflictos, para decir cosas hermosas, para besar con sus labios y tejer con sus manos la humildad.
Cuanto amor puede tener una persona en su corazón y su alma. Cuanta sencillez. Como ha sabido perdonar por tener una vida sin vida y volcarse ante la enfermedad de los demás sin dar importancia a la suya.

Siempre saldrán lágrimas de mi corazón para que su barco pueda seguir navegando en el mar de las ilusiones, en el mar de la felicidad como ella se merecía. No hay palabras para expresar el dolor que se siente ante una pérdida tan injusta, un adiós que ahora surca por las estelas de las estrellas dejando el brillo y resplandor de mi corazón partido y deshecho.

Tus ojos siempre estarán guardados en el más profundo de mi ser y tu aliento, será el viento donde las velas de mi barco puedan seguir tu rastro, tu rumbo y así con tu huella en la senda del otro lado, pueda seguirte cuando las cartas de mi navegación se humedezcan y se hundan en la tempestad del más allá.

Pero sé que mientras tanto, el faro de tus ojos llevará a buen puerto al Nautilus en cuyo timón mis manos se aferran a llevarlo a buen puerto con cada travesía a pesar de las tempestades y vientos huracanados.


Rumbo a la Vida. Rumbo a la felicidad.

Libro Rumbo a la Vida – gratuito:  


Pedro Pozas Terrados (NEMO)