domingo, febrero 20, 2011

AÑO INTERNACIONAL: .....POR LA SANGRE DERRAMADA EN LOS BOSQUES


La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha declarado el año 2011 como el Año Internacional de los Bosques. El lema del Año es “celebrando los bosques para la gente". Según la ONU, 300 millones de personas viven en los bosques, principalmente en los países del Sur, mientras que la supervivencia de 1600 millones de personas en el mundo depende de ellos. Además, los bosques cubren el 30% del total de la superficie terrestre. Pero a pesar de la importancia que se concede al papel de los pueblos de los bosques en la conservación de los mismos, ¿Ellos realmente tienen motivos para "celebrar"? ¿Cómo se encuentran los bosques actualmente? ¿Dónde están los derechos de quienes viven bajo su sombra? ¿Porqué si tan importantes son los bosques, sólo resuena las sierras mecánicas y disparos que matan a sus líderes?..Celebrando los bosques para la gente…..¿con sangre, mutilaciones, violaciones ……? ¿Así es como se protege a los guardianes de los bosques?

Cómo ha ocurrido en los pasados años con el gorila y la biodiversidad, el declarar el año internacional de los bosques es un insulto a todos los campesinos que en numerosas partes del mundo, están siendo asesinados por defender precisamente los bosques y su tierra. Esa es la cara oculta de una sociedad envuelta en valores ficticios y que no quiere mirar la realidad. Una sociedad que parece vivir en la ignorancia más absoluta y donde sus dirigentes nos quieren hacer ver que luchan por un mundo verde, cuando sólo al movimiento global le interesa el poder económico y las ganancias obtenidas de la intolerancia y la destrucción masiva de los recursos naturales.

La FAO y otros organismos tienen intereses para ocultar la verdad. Ellos no ven pérdida forestal si se destruye selva y se planta el monocultivo en su sustitución, por ejemplo de Palma de Aceite. En sus estadísticas se disfraza la verdad, cambian números, aumentan otros y al final consiguen llegar a conclusiones ficticias que ocultan a la sociedad. Sin embargo, los monocultivos, son verdaderos desiertos verdes que asolan los campos con la muerte. Sus hojas, la sabia de sus venas, la tierra donde reposan…es veneno puro. Los fitosanitarios e insecticidas que vierten se cuentan por toneladas. Hasta las hormigas, indispensables para airear la tierra, mueren y por si fuera poco, estos venenos que matan la vida y el ecosistema, se filtran, llegan a los acuíferos, a los ríos sin control alguno, envenenando el líquido elemento patrimonio de la humanidad y derecho indispensable de todo ser humano. Previamente, se ha expulsado de esas tierras a los que trabajaban por los bosques y conservaban el hábitat. Muchos líderes indígenas asesinados, campesinos expulsados, familias rotas, violaciones, violencia y muerte es lo que trae consigo cada monocultivo impuesto. Ecuador, Peru, Aregentina, Brasil, Paraguay, toda latino América, África, las Selvas de Indonesia, Filipinas……lugares donde la historia se repite una y otra vez, donde la sangre se derrama, donde se violan los derechos humanos. Este es el panorama actual, donde los gobiernos y multinacionales juegan como protagonistas opresores y dictadores, contra un pueblo débil, pobre, desnutrido. No estoy hablando de hace siglos. Es hoy. La realidad es maquillada ante el presunto aumento por el interés de proteger la naturaleza por parte de gobiernos y políticos de cara al público en general y que después, fuera de cámaras y publicidad, consiente todo lo contrario y permiten que se siga cometiendo un crimen contra la humanidad.

¿Cómo pueden hablar del año internacional de los bosques, cuando las selvas de indonesia están siendo arrasadas para ser sustituidas por plantaciones de Palma de Aceite que es usado como combustible en el llamado Biodiesel?. ¿Cómo se pueden usar millones de hectáreas de maíz, soja, trigo, caña de azúcar, jatrofa, etc….con destino a un Biocombustible para vehículos, mientras el hambre en el mundo se extiende? ¿Cómo se pueden patentar semillas por empresas sin escrúpulos que ponen en peligro la seguridad alimentaría mundial? ¿Cómo se consiente este atropello deshumanizado y se atreven a poner como lema “celebrando los bosques para la gente? Es una vergüenza humana y una burla contra las sociedades de base, único eslabón que sostiene la vida de nuestras amargas sociedades.

Y mientras, ellos…los de sin voz, siguen siendo asesinados, sus mujeres violadas, sus hijas humilladas y también violadas, en una guerra silenciosa que esta librando los verdaderos defensores de la naturaleza y de la Tierra, los verdaderos héroes del silencio, contra el poder económico y sin que la sociedad en general sepa lo que está ocurriendo.

Numerosos pueblos indígenas se están levantando ante tanta opresión, pero sólo encuentran el plomo que les hace tambalear y besar por última vez su tierra amada, su bosque, su selva donde anidan sus esperanzas, ya muchas de ellas perdidas.

¿Qué podemos hacer ante todo lo que estamos descubriendo? ¿De que forma podemos parar tan tamaña injusticia?.

Necesitamos unirnos, tomar decisiones que salgan de las propias comunidades de la sociedad. Necesitamos políticos honrados que lleven la palabra del pueblo hasta sus más últimas consecuencias. Necesitamos un sistema respetuoso con el medio natural que podamos armonizar la existencia de nuestras vidas. Necesitamos una verdadera revolución social que pueda derrotar a ese poder económico que nos aplasta a su conveniencia y formar estados con lógica que actúen para y por el pueblo, sin abusos, sin pactos odiosos entre unos y otros, con una sola finalidad: el bienestar de la humanidad.

El 24 de enero, un gran defensor del Medio Ambiente, que no estaba en ningún grupo ecologista, que era periodista radiofónico llamado Guerry Ortega, ha sido asesinado por criticar de forma continua los planes mineros del gobierno que suponía la amenaza de las selvas, así como fuente de sustento de la población indígena de Patawan (Filipinas), punto caliente de biodiversidad, donde habitan 49 especies de animales y 56 de plantas catalogadas en peligro de extinción y donde la UNESCO lo había declarado Reserva de la Biosfera. Ortega, gran humanista y defensor de la vida, ha dado la suya propia en defensa de la justicia verde, una justicia que ni su gobierno ni la comunidad internacional respeta, convirtiéndose de esta manera los organismos internacionales en cómplices de asesinato masivo.

Un hecho, que se repite a lo largo de todas las Comunidades del mundo, donde los ecosistemas deben protegerse y sin embargo, son destruidos por multinacionales al amparo de los gobiernos y del poder económico mundial.

En Ecuador han sido asesinados decenas de periodistas y líderes campesinos en la defensa de los bosques. En Colombia cientos de personas desplazadas y asesinadas por paramilitares....la lista es muy extensa y se extiende donde precisamente aún existen bosques primarios, selvas tropicales que están desapareciendo junto con sus habitantes humanos y no humanos, de forma rápida, en un verdadero eco-genocidio sin precedentes en la historia de la humanidad.

¿A que mente nefasta se le ha ocurrido declarar el año internacional de los bosques? ¿Cómo pueden reírse y burlarse de los cientos de personas que están siendo asesinadas bajo el patético y falso eslogan “celebrando los bosques para la gente”? ¿A quién pretenden engañar con estas palabras? ¿Por qué no celebrar “año internacional por la sangre derramada en los bosques”? ¿Por qué en lugar de tanto celebrar, no se toman medidas inmediatas contra las multinacionales que siegan la vida de los verdaderos guardianes del planeta?.

Intentan constantemente manipular las informaciones y hacer creer a las sociedades que vivimos con bienestar, que nuestros políticos y organismos internacionales velan por la paz y la conservación de nuestro planeta. Que equivocados estamos. Ellos solo guardan y protegen los intereses económicos sin importarles lo que de verdad esta ocurriendo en las poblaciones de base. No les importa la desaparición de especies, el asesinato de cientos de personas, la contaminación de los ríos, la destrucción de las selvas.....sólo interesa la explotación de recursos para obtener beneficios rápidos sin importarles las consecuencias ni las formas de obtenerlo. El resto queda como efectos colaterales y archivos cerrados con sellos de sangre.

¿Podemos seguir permitiendo que sigan con esta estrategia ocultista, con este crimen a la humanidad sin que nuestras voces se oigan y nuestros latidos de corazón se unan con los del planeta?. Mientras no sea así, el año internacional de los bosques se ha convertido en el año internacional de la sangre derramada por la defensa de nuestros bosques, patrimonio de la humanidad, que sólo es defendido por unos pocos olvidados en el silencio del egoísmo más absoluto, por la ignorancia consentida de una sociedad conformista que cierra los ojos ante la realidad por simple comodidad.

Y mientras tanto, hoy, hace un momento, un segundo mientras estás leyendo estas líneas, se está cometiendo un nuevo asesinato contra los héroes del silencio, contra los verdaderos guardianes de los bosques y de la vida.


PEDRO POZAS TERRADOS (NEMO)