miércoles, febrero 09, 2011

PROYECTO OASIS Y DISPENSARIOS MARINOS CONTRA EL CÓLERA Y LA DESNUTRICIÓN EN HAITÍ

LA ASOCIACIÓN OMDIMAR SE REÚNE CON LA EMBAJADORA DE HAITÍ EN MADRID Y EL PADRE ÁNGEL DE MENSAJEROS DE LA PAZ, PARA PRESENTAR Y TRASLADAR EL PROYECTO DE OASIS Y DISPENSARIOS MARINOS CONTRA EL CÓLERA Y LA DESNUTRICIÓN A HAITÍ.

De derecha a izquierda. Yolette embajadora de Haití en España; Francisco García-Donas Presidente de OMDIMAR;

Pedro Pozas Terrados, Jefe de Departamento de Prensa de OMDIMAR y Padre Angel, Presidente de Mensajeros de la Paz

Miembros de OMDIMAR, una Asociación sin ánimo de lucro que busca extender su Proyecto de Oasis y Dispensarios Marinos, se han reunido en la embajada de Haití con su embajadora Yolette Azor-Charles y el Padre Ángel de Mensajeros de la Paz, para entregar informes en los que se pide se traslade a las Autoridades sanitarias de ese país, para que se implante en las zonas más desnutridas y diezmadas por el cólera, depósitos de agua de mar para consumo gratuito de la población como complemento alimenticio y pudiendo frenar de esta manera las enfermedades y el cólera en grave expansión por el país.

El Padre Ángel, Presidente de Mensajeros por la Paz, se ha mostrado desde un primer momento muy interesado por el Proyecto para llevar la terapia marina a Haití, hasta el punto que se ha reunido con los miembros de OMDIMAR en la embajada, avalando ante la embajadora, esta iniciativa novedosa para su puesta en práctica en las zonas afectadas por el terremoto y el cólera.

Para OMDIMAR, el agua de mar es un elemento natural adaptado a las necesidades de la célula viva, siendo vital para combatir la desnutrición que origina las enfermedades y especialmente el cólera. Es además de por sus características y como por su total disponibilidad, el elemento primordial para reequilibrar la salud, así como acabar con la enorme catástrofe de la mortalidad por desnutrición en el mundo.

Rene Quintón, un sabio francés, descubrió las propiedades y beneficios del agua de mar curando a miles de niños y personas mayores de una muerte segura. Sus enseñanzas fueron muy populares a principios del siglo XX. En 1912, paró el cólera que había brotado en el Cairo (Egipto).

Igualmente, el agua de mar puede utilizarse cómo agua de riego en zonas áridas para introducir la agricultura marina y, por tanto, el cultivo de plantas alimenticias, como la Salicornia, para las personas y el ganado, maíz, patatas, tomates, etc. También puede emplearse para saneamiento en las viviendas e higiene, así como para preparar alimentos.

“Los dispensarios y oasis marinos, serían verdaderos núcleos de producción y bienestar, ya que no sólo servirían para la agricultura con producción altamente nutritiva o saneamiento, sino que serían lugares donde las poblaciones podrían recibir el agua de mar de forma gratuita y así frenar la desnutrición que tanto afecta a los países pobres como Haití. Tres vasos diarios de agua de mar, además de servir como reforzamiento nutritivo, es indispensable para prevención de enfermedades entre las que se encuentra el cólera. Tenemos una herramienta nueva, sencilla, eficaz, muy económica y gratuita para la población que puede erradicar muchos de los males que azotan a las poblaciones menos desfavorecidas. Siguen muriendo miles de personas ¿qué se pierde por intentarlo?”, ha declarado Pedro Pozas Terrados, Jefe de Prensa de OMDIMAR.

PROPUESTA:


Como primera medida urgente, OMDIMAR propone que se levanten Dispensarios entre los núcleos de la población más afectados por la pobreza y el cólera. Estos dispensarios serían depósitos, en los que en su interior habría agua de mar decantada y que fueran analizados por las Autoridades Sanitarias para dar el visto bueno para su consumo. El agua de mar podría ser recogida mediante mangueras y un pequeño motor de extracción desde la misma orilla del mar, en zonas donde no exista polución, al interior de un camión cisterna. Posteriormente este camión llevaría el agua de mar y lo depositaría en los depósitos dispensarios distribuidos estratégicamente entre los núcleos de población afectados. Una vez pasado todo el proceso (decantación y análisis por las Autoridades) esa agua de mar se repartiría entre la población de forma gratuita, indicándoles que se tomaran tres vasitos diarios de agua de mar. OMDIMAR insiste que no es una medicina, sino un reforzamiento fuertemente nutritivo para evitar la desnutrición.

Esta sería la primera fase de choque ya que puede realizarse de forma rápida y con unos medios económicos muy bajos y de forma sencilla y eficaz.

La segunda fase de acción comenta OMDIMAR, el costo sería algo superior, pero también muy económico, que consistiría básicamente en la creación de Oasis marinos, en la que entraría en juego plantaciones de Salicornia (una planta con un 44% rica en nutrición), maíz, tomates, patatas…todo ello regado con agua de mar. Así mismo de la Salicornia puede obtenerse harina, aceite, alimentación para el ganado, briquetas para combustible, piscifactorías, zonas de baño para terapia marina, dispensarios, saneamiento de las viviendas con agua de mar y muchas otras aplicaciones en beneficio de las poblaciones, además de puestos de trabajo.

Para OMDIMAR, lo urgente y así se lo han trasladado a la embajadora de Haití, sería la puesta en práctica de los dispensarios con agua de mar, en la llamada primera fase de choque contra la desnutrición y el cólera.

Pedro Pozas Terrados

Jefe del Departamento de Prensa de OMDIMAR:

Pedro Pozas Terrados

Teléfonos: 678 708 832