jueves, diciembre 06, 2012

EL MAR: AGUA DE LA VIDA

La diarrea mata anualmente  a 2,2 millones de personas, de ellas, más de un millón son niños menores de cinco años. La malnutrición cada día provoca la muerte de 10.000 niños, la calidad del agua es clave para absorber los nutrientes. El Cólera afecta a muchos núcleos de población pobre ocasionando la muerte de miles de personas como en Haití. La fiebre tifoidea provoca cada año más de 500.000 muertes. Según un informe de la ONU, más de 1.100 millones de personas  carecen de instalaciones necesarias para abastecerse de agua y 2.400 millones no tienen acceso a sistemas de saneamiento. 
            El círculo vicioso de la pobreza y la enfermedad, el agua y el saneamiento insuficientes constituyen a la vez la causa y efecto de esta grave crisis mundial que cada día se acentúa sin que gobiernos o instituciones sean capaces de solucionar por falta de interés. Nos echamos las manos en la cabeza cuando conocemos los millones de muertes que se producen por falta de elementos tan fundamentales para la vida como es el agua y sin embargo no se ponen soluciones para atajar este genocidio consentido por todos los países del mundo. Se mire por donde se mire, la desnutrición, la deshidratación y la muerte por enfermedades crónicas del ser humano, son debido al orden asesino del mundo. Quien muere de hambre, de sed o de falta de higiene, es víctima de un asesinato, y quien pudiendo hacer algo para evitarlo no lo hace, se convierte consciente o inconscientemente en cómplice de ello.
            Según Unicef, lavarse las manos podría evitar la muerte de tres millones y medio de personas por infecciones. Diarreas e infecciones agudas son las responsables de ello. En su campaña “Las manos limpias salvan vidas”, pretende que los escolares se conviertan en agentes efectivos de su comunidad y comprendan los beneficios de esta medida higiénica y la promuevan en sus hogares….pero….si no tienen agua..¿Como lo van a promover?. Hace falta con urgencia soluciones efectivas y gratuitas para poder parar este infierno.
            El agua de mar ocupa el 70% del Planeta Tierra, es el elemento más abundante que existe y además es patogenicida, que con el simple hecho de lavarse las manos con ella y sin jabón, toda clase de gérmenes infecciosos quedan desactivados en el acto. El agua de mar es gratuita, no necesita extracciones costosas. Solo con que camiones cisternas recogieran agua de mar en la costa y las llevara a los núcleos necesitados para lavarse las manos, se podrían salvar la vida de millones de personas. Así de sencillo, fácil, útil y necesario.
            Pero el agua de mar puede salvar muchas más vidas. Puede utilizarse para muchas más necesidades básicas. El 97,5% del agua existente en nuestra Tierra es agua de mar, un 2% es agua dulce congelada en los polos y solo queda el 0,5% de agua dulce consumo humano, agrícola, ganadero e industrial. Si vemos los porcentajes, comprenderemos la enorme capacidad casi ilimitada que posee el agua de mar. Si a ello, le sumamos los enormes beneficios que aporta, nos daremos cuenta del potencial que tenemos en nuestras manos y que siendo patrimonio de todos, puede acabar con la desnutrición en el mundo y con muchas enfermedades crónicas.

            Recientes estudios han demostrado que el agua de mar es el nutriente orgánico más completo de la naturaleza, además de ser un recurso biodisponible, orgánico y gratuito. Investigadores de la Universidad d Alicante han realizado un estudio que pone de manifiesto  que el agua de mar activa el sistema inmunológico ejerciendo un efecto protector reforzando el organismo ante virus, bacterias, bajas defensas y otros patógenos estaciónales. El agua de mar y según el mismo estudio, contiene numerosos minerales con conocidos efectos antioxidantes e inmunomoduladores, como pueden ser el selenio, el silicio o el zinc. También ejerce un papel fundamental en la eliminación de muchos tumores, según el Doctor Sempere. Otro de los hallazgos de esta investigación, es el efecto protector/conservador sobre los hematíes a lo largo de todo el cultivo celular, pudiendo ser beneficioso en la conservación de órganos. El estudio también demuestra que la solución hipertónica (toma de agua de mar tal cual), administrada por vía oral a individuos sanos, es capaz de activar el sistema inmunológico, incrementando la expresión leucocitaria de marcadores de activación y de moléculas de adhesión, en función de las necesidades del organismo en cada momento.
           
El mar, al igual que un organismo, posee su propia homeostasis, su propia regulación interna y su comportamiento presenta una analogía similar con la del medio interno del organismo humano, lo cual permite considerar el agua de mar como un  remedio para muchas enfermedades y patologías.
            Todos estos conocimientos ya los descubrió Rene Quintón (1866-1925), salvando la vida de miles de niños y enfermos desahuciados  inyectando agua de mar en Paris, creando decenas de dispensarios marinos donde se trataba a los enfermos con agua de mar y parando el cólera en El Cairo en 1912 con el agua de mar.
            La creación de dispensarios en todo el mundo para suministrar agua de mar de forma gratuita podría garantizar una mejor calidad de vida para los seres humanos y se pueden convertir en la solución al problema del hambre para futuras generaciones así como una alternativa para curar muchas patologías y reducir el número de muertes en las poblaciones más vulnerables.
            Además de su uso nutricional y terapéutico, experiencias recientes con agua de mar permiten asegurar su utilidad en la agricultura (Salicornia y numerosas plantas más) y la ganadería. El agua de mar puede utilizarse para reforestar zonas desérticas creando manglares que eleven el nivel de vida de las zonas pobres y marginales.
            En Nicaragua existen más de 80 dispensarios marinos que reparten agua de mar de manera gratuita a la población para combatir enfermedades y la desnutrición. Más de cincuenta médicos están utilizando el agua de mar como terapia y medicina. Existen más de 8.000 casos clínicos de curaciones que pueden ser supervisados por cualquier investigador o autoridad médica. Es más, hay una Ley de medicina natural donde se reconoce el agua de mar como medicina alternativa a la tradicional.
            
 La falta de saneamiento en las poblaciones pobres, ocasiona más de tres millones de muertes por enfermedades. ¿Es tan difícil llevar agua de mar que cumple la misma función o mejor que el agua dulce, para el saneamiento e higiene de las poblaciones más afectadas por pobreza? Ya no hay excusa argumentando que no se puede por falta de acceso al agua potable. El agua de mar es un recurso gratuito y abundante. Solo hace falta voluntad y ganas de frenar este genocidio que lleva consintiéndose décadas y donde existe evidentemente un negocio consentido alrededor de este grave problema de la humanidad.            El agua de mar, un bien gratuito, es patrimonio de todos y su consumo un elixir de vida.
            La II Cumbre Mundial sobre el agua de mar celebrada en Madrid a últimos del mes de abril, demostró científicamente a  través de reconocidos médicos y especialistas, que el agua de mar es un gran recurso para la vida, para combatir la desnutrición en el mundo, frenar y acabar con el hambre, curar muchas enfermedades solo con su ingesta y la puesta en funcionamiento de Oasis y Dispensarios Marinos, así como su utilización para saneamiento. La puesta en práctica de este Proyecto Marino como ya se esta demostrando en Nicaragua, Colombia y otros países, es una solución viable al genocidio que se está cometiendo contra la humanidad y su puesta en práctica, requiere pocos esfuerzos y poco dinero, en comparación con otros proyectos donde se emplean millones de euros y que después no llegan a cumplir su objetivo ni su permanencia.
            El agua de mar no necesita reparaciones, mantenimiento o cualquier otra forma para mantener vivo un recurso.  Esta ahí para ser recogida y transmitida sus beneficios a todos los actores implicados. Es gratuita, un bien adquirido con derecho a todos los seres vivos.
            Ninguna ONGs , Fundación o Entidad ha contestado ante este remedio que podría ayudar a las poblaciones más pobres. Lo he trasladado a la Cruz Roja Internacional, la española, al padre Ángel con el que estuve reunido de Mensajeros de la Paz, Manos Unidas, Unicef, Médicos Sin Fronteras, Bomberos sin fronteras y muchas otras más. Silencio. La presidenta de UNICEF recientemente me ha contestado tras un correo electrónico enviado el 20 de noviembre con motivo del Día Mundial del Niño, con este término: “Muchas gracias por su comunicación sobre las propiedades curativas y preventivas del agua de mar, que desde luego es muy interesante. Agradecemos asimismo su interés en la supervivencia infantil que, como sabe, es tema prioritario para UNICEF. Sin embargo, siento manifestarle que la propuesta que usted nos formula, no forma de momento parte de nuestra estrategia y planes de trabajo, ya que UNICEF se guía por las directrices de la OMS en lo que a temas sanitarios se refiere” Una contestación formulada a los dos días siguientes, sin realizar un estudio previo del tema y sin tener en cuenta las opiniones de decenas de médicos que ya están trabajando con el agua de mar. Le mande otro correo diciéndola si hay que pedir permiso a la OMS cada vez que millones de personas se bañan en las playas…..si no hay que hacerlo  ¿por qué pedir permiso de la OMS para que los niños puedan lavarse las manos con agua de mar y así evitar la muerte de tres millones de personas por falta de higiene?. No ha sido contestada. Sin embargo ha declarado a los medios de comunicación  que 180 millones de niños son víctimas de la desnutrición crónica  y que mina para siempre el desarrollo físico e intelectual, mientras que otros 20 millones luchan para hacer frente a la desnutrición aguda severa. Que cada uno saque su propia conclusión. Para mi es un agravio imperdonable para los que en estos momentos están muriendo de hambre o enfermedad por desnutrición.
            El conocimiento del agua de mar, debe ser nuestro, de todos nosotros, de todos los seres vivos, un bien preciado gratuito, patrimonio de la humanidad. El boca a boca, es la mejor herramienta de nuestra lucha y debemos conseguir, que el agua de mar llegue a todos los rincones de la Tierra, al igual que llega las olas del mar. Salvemos la vida de millones de personas que mueren desnutridas, de millones de niños que no han tenido tiempo para sonreír y que desde el primer momento de su nacimiento, se han encontrado con el sufrimiento y el dolor.
Espero sinceramente, que todas nuestras lágrimas saladas se junten y que todas unidas, formen un río que llegue al mar y lance a los mil vientos y mil corrientes, gotas de  esperanza en el mar de la igualdad.




PEDRO POZAS TERRADOS