sábado, septiembre 05, 2015

CONTESTACIÓN AL PROCURADOR GENERAL DE BUENOS AIRES (ARGENTINA)

CONTESTACIÓN A JULIO CONTE-GRAND DEL ARTÍCULO PUBLICADO EN 
LA NACIÓN:


POR PEDRO POZAS TERRADOS, MIEMBRO DEL PROYECTO GRAN SIMIO INTERNACIONAL

DARWIN Y LOS GRANDES SIMIOS

            Al leer el artículo escrito por Julio Conte-Grand, Procurador General de la Ciudad de Buenos Aires titulado “Darwin ha muerto”, no he tenido más remedio que contestar a sus palabras que se entremezclan entre la ignorancia y la falta de comprensión histórica en algunas de sus puntualizaciones. Por todo ello, me permito si tienen a bien de publicarlo en su periódico, una respuesta  crítica y aclaratoria de lo afirmado por el Señor Julio que al ostentar el cargo que tiene, no quiere decir que sus palabras sean las verdaderas y las justas.

            En principio comentar que de todos es conocido ya, que Darwin no descubrió la teoría de la evolución. El escribió su teoría en el libro “El origen de las especies” en 1.859. Pero ya 65 años antes, su abuelo Erasmus Darwin escribió “Zoonomía o las leyes de la vida orgánica” en el que dedicó un capítulo entero a desarrollar su visión de la evolución de las especies. Pero mucho antes también que Darwin, Lamark escribió en 1.809, cincuenta  años antes que el Origen de las Especies su libro “Filosofía ecológica”, donde ya desarrollaba la evolución de las especies. Y por si fuera poco, Alfred Russel Vallace, de la misma época que Darwin, también difundía la evolución. Por lo tanto a Darwin si acaso se le puede reconocer la teoría de “La selección natural”, un término que hoy también está en lela de juicio pero que hasta Hitler se apoyó en esa teoría para realizar el exterminio de todas aquellas personas que no fueran de la raza aria. El fuerte se come al débil. El más mayor al más pequeño. Si acaso, en la Abadía de Westminster donde está enterrado, se podría preguntar que porque generaciones después se utilizó la “Selección Natural” como un arma contra el propio hombre y la naturaleza, trasladada también al terreno económico.

Por otro lado decir que ya Darwin en su otro libro “El Origen del hombre” reconocía el parecido asombroso que tienen los grandes simios con los seres humanos, un parecido en comportamiento, expresiones y sentimientos. Además tengo que informarle al Señor Procurador General, que nosotros, los homínidos humanos no descendemos de los monos, de los primates, un grave error de sintaxis y desconocimiento. Los homínidos Sapiens sapiens y los grandes simios (bonobos, chimpancés, orangutanes y gorilas), procedemos todos de un mismo ancestro común, es decir, un mismo padre y madre. La cosa cambia mucho.

            Es por este motivo, dado nuestro acercamiento genético a los grandes simios y el que la Ciencia ha reconocido que ellos forman parte de la “Familia de los Homínidos”, sean  denominados homínidos no humanos y por lo tanto miembros de nuestra propia familia y como tales deben tener unos derechos básicos, entre ellos evitar que se encuentren enjaulados en zoológicos y que sean llevados a santuarios donde vivan como se merecen. Esto no es degradar al ser humano, sino dotarle de más dignidad y respeto a la vida de otros seres vivos y en especial de nuestros hermanos evolutivos. Espero que en sus defensas o decisiones en la vida señor Procurador, sienta el orgullo de ser humano y lo que ello significa. La humanidad y el ser sapiens es defender la vida de los que no pueden hacerlo incluido la de los grandes simios y de la orangután Sandra que tanto miedo le da que sea llevada a un lugar mejor por tener derechos básicos. Seguro que de todas formas Darwin se sentiría orgulloso de la decisión positiva que tomara la justicia argentina sobre Sandra. Se lo puedo asegurar.

            Por lo visto igualmente desconoce la cantidad de cientos de informes científicos que avalan las capacidades cognitivas de los grandes simios y por consiguiente su protección y respeto como especie evolutiva paralela a la nuestra, con un mismo ancestro común al nuestro y con esperanza de que no sea exterminada como está ocurriendo con todas las poblaciones de grandes simios.

            Dice que el Sistema Jurídico solo reconoce la personalidad humana. Entonces ¿Por qué se puede otorgar personalidad jurídica a empresas o instituciones que no son nada y se le niega esta misma personalidad a seres cercanos a nosotros, a homínidos no humanos? ¿No cree que es un contrasentido y que la gente de la calle no entiende esta forma de hacer justicia? Le recuerdo señor Procurador, que no hace mucho tiempo, los negros eran tratados como esclavos, no eran personas y esta actitud sin sentido estaba reconocida en el Sistema Jurídico de aquel entonces. Hasta hace bien poco en Australia se podía matar aborígenes como hoy en día se mata canguros y estaba consentido y autorizado por su Sistema Jurídico. Pero los tiempos cambian, las razones y la dignidad del ser humano también y el reconocimiento de que los negros y nativos de Australia eran también personas, se obtuvo gracias a la presión de los antiesclavistas y personas que comprendieron la tamaña barbaridad que se estaba cometiendo y gracias a ellos, se cambio la ley, el Sistema Jurídico. Con ello le expongo que el otorgar un derecho básico a la vida y que no sea torturado a un Orangutan o cualquier otro gran simio, no se rompe el Sistema Jurídico Argentino, al contrario, se refuerza ante el avance de nuestra comprensión hacia el resto de los seres vivos.

            No se apure Señor Procurador, que concediendo unos derechos básicos a los grandes simios y a Sandra, no descalifica la teoría darwiniana que como bien dice, es teoría y todas las teorías pueden cambiarse por otras más avanzadas y que demuestren la inexactitud de la primera.

Otra cuestión. No mezcle sentimientos diferentes para crear un velo negro y echar por tierra lo que se pretende con los grandes simios. El que hoy no se respete el embrión humano, no significa que lo uno sea más importante que lo otro. Son temas diferentes con argumentos distintos y juntarlos solo lo que hace es sembrar confusión que creo ese es el objetivo de su artículo. Los derechos de las personas, de las mujeres, de los niños, de la conservación del medio ambiente o de los derechos de los grandes simios, pueden y deben sin duda trabajarse al mismo tiempo. Todos son importantes y el ser humano, el Sapiens sapiens puede y tiene la obligación de hacerlo. No se puede esperar conseguir los derechos de la mujer, abandonando el de los niños o viceversa. Todos son importantes y estamos capacitados para conseguirlo y en realidad esa es la misión del Sistema Jurídico de todas las Naciones del mundo incluido el argentino. Mezclar unos y otros para decir que hay que tener una preferencia o si se consigue uno es degradar al otro, me parece de una gran irresponsabilidad viendo las palabras de donde vienen.

            Termino para decirle que en un hipotético diálogo entre Darwin y Newton, contemplando el silencio de las selvas destruidas, los mares contaminados, el aumento del cambio climático y el que como nos tratamos mutuamente y a los otros seres vivos sería se preguntarían: “Qué es lo que hemos hecho mal para que las generaciones que nos han sucedido no hayan descubierto la razón de la vida y la dignidad humana”.





PEDRO POZAS TERRADOS