martes, octubre 27, 2015

LAS LLUVIAS TORRENCIALES EN LOS CAMPOS SAHARAUIS DEJAN SIN HOGAR A 25.000 REFUGIADOS





Bomberos en acción de Zamora se ha puesto en marcha para el envío urgente de ayuda a los campos arrasados. Se tiene conocimiento que el campo Dajla ha sido evacuado completamente. Los campos Auserd y Smara han tenido muchos daños materiales, las casa de adobe han sido destruidas.

Por parte de Bomberos en Acción y según me informa su representante Javier Bodego Moran, van a llevar 500 litros de agua de mar en camiones, además de mucho material de ayuda. Los camiones saldrán a mediados del mes de noviembre, El 5 de diciembre Javier y más personal de bomberos en acción de Zamora partirán para las zonas del desastre.

El gobierno saharaui ha pedido a Jevier que les formule un escrito por lo cual es beneficioso el uso de agua de mar. Cuando este en la zona, lo expondrá nuevamente del material mio que le entregue anteriormente. Ya hay un dispensario marino que funciona  en el campo base Rabunni

 Javier me comunica que:


1.      Cuando vengan los periodistas para la presentación de los camiones con la ayuda alimentaria, daré a conocer que se llevan 500  litros de agua de mar para hacer frente a cualquier tipo de necesidad médica o de hambruna juvenil que pueda surgir y le pasaré a los periodistas una hoja informativa sobre el agua de mar.
2.     
 El 5 de diciembre llega el equipo nuestro a los campos y desde allí enviaré fotos y un reportaje del dispensario.

Cualquier persona que quiera ayudar puede hacerlo en la cuenta de la ONG Bomberos en Acción de Zamora:

Triodos bank (banca ética) ES38 1491 0001 2221 6062 4223 


Pedro Pozas Terrados

NOTICIA DE PRENSA



Las lluvias torrenciales dejan sin hogar a 25.000 personas en los campos de refugiados saharauis Inundaciones en los campamentos saharauis de Argelia. (Ahmed y Luahara Mahmud y Farra Maroto) "Todo ha quedado destruido, no sólo las casas, sino los lugares de trabajo, las tiendas, las guarderías, las escuelas, los hospitales...", alerta Acnur.

La agencia de la ONU advierte de que el número de afectados podría aumentar porque se prevé que las lluvias torrenciales continúen hasta el domingo. Este jueves, varias organizaciones internacionales daban la voz de alarma y pedían ayuda urgente para estos campamentos.

Las lluvias torrenciales caídas en las últimas horas en los campos de refugiados del Sáhara Occidental han afectado a más de 90.000 personas, 25.000 de los cuales han perdido sus hogares y se han quedado sin alimentos, ha denunciado este viernes la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). "Todo ha quedado destruido, no sólo las casas, sino los lugares de trabajo, las tiendas, las guarderías, las escuelas, los hospitales... Las personas están en medio de la nada en uno de los lugares más inhóspitos del mundo", ha indicado Amin Awad, directo de Medio Oriente y Norte de África de Acnur. "El número de personas necesitadas de asistencia podría incluso crecer dado que está previsto que las lluvias torrenciales continúen ", ha agregado Melissa Fleming, portavoz de la entidad.

Todos los situados en la zona, en especial en Auserd y Dajla, han sufrido graves inundaciones. Por ahora no se han lamentado víctimas, pero la situación podría cambiar rápidamente

En la misma línea se ha pronunciado Amin Awad, quien ha solicitado ayuda de emergencia a la comunidad internacional para asistir a los afectados, y ha recordado que la situación es desesperada porque, de hecho, en los últimos tres años sólo se ha obtenido el 20% de lo solicitado por ACNUR para asistir los campos del Tinduf.

"En los últimos años los casos de malnutrición y de problemas de salud se han incrementado", ha denunciado. A pesar de que se registran pocas precipitaciones en el Sáhara, cuando cae la lluvia puede ser devastadora, dado que los edificios están construidos con ladrillos de barro.

 Por ahora no se han lamentado víctimas, pero la situación podría cambiar rápidamente dado que la mayoría de los refugiados se han quedado sin reservas de alimentos, ha agregado la portavoz de Acnur. La organización enviará en los próximos días 1.500 tiendas, y con la colaboración de Unicef y el Programa Mundial de Alimentos (PAM), distribuye agua y comida a los desplazados. "Ahora lo más importante es reconstruir las letrinas y establecer un sistema de distribución de agua potable para evitar enfermedades relacionadas con la ingestión de agua contaminada", ha señalado Amin Awad.



Hay que recordar que la crisis de los refugiados saharauis es la más larga y prolongada de la Historia.  Los refugiados saharauis empezaron a llegar a Argelia en 1975 tras el abandono del territorio del Sáhara Occidental por parte de España y la posterior ocupación por parte de Marruecos.