viernes, agosto 31, 2007

LA LUCHA POR LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS CONTINUA

Miles de Comunidades indígenas sobreviven aun hoy en Latinoamérica, luego de mas de cinco siglos de una campaña de exterminio, que ha abarcado todas las regiones, desde Tierra del Fuego hasta Alaska.

El “descubrimiento” y posterior asentamiento en América por parte de los imperios europeos, fue el punto de partida de una masacre cuya envergadura es muy difícil de dimensionar.
Las diferentes etnias que habitaban este continente debieron someterse, ante el poder de las armas que traían los conquistadores, a ser convertidas en esclavos al servicio de la economía europea.

En esos más de 500 años, las riquezas naturales han sido y siguen siendo, un común denominador que se esgrimió como principal motivo de tanta desgracia y por el que hasta el día de hoy, siguen empujándose los límites territoriales de los pueblos originarios, siguen sin reconocerse sus derechos y sigue perpetrándose un silencioso genocidio.

La desmedida ambición económica ha convertido a las inmensas riquezas naturales de América, en una gran maldición que pesa sobre cada ser vivo que la habite. Se ha convertido en motivo de envenenamiento de ríos, de pulverización de montañas, en motivo de desaparición de bosques, de especies vegetales y animales, de glaciares, de pueblos, de culturas. Es causa de inundaciones y sequías, de desertización, de pérdida de biodiversidad, de contaminación, de desnutrición y muerte.

Hoy vemos a descendientes de aquellos pueblos que habitaban el continente americano, muriendo de hambre porque se les han talado los bosques o los montes y envenenado, o secado, o desviado los cursos de agua en los que conseguían sus alimentos. Nunca fueron consultados, nunca se les dio nada a cambio, jamás participaron de las ganancias. Nunca existieron para la maquinaria del progreso.

Los pueblos originarios siguen siendo víctimas del despojo de los últimos restos de sus territorios, y siguen condenados a la negación de sus culturas, de sus creencias y hasta de sus lenguas. Se les continúa prohibiendo vivir de acuerdo a sus costumbres milenarias, se les sigue negando el derecho de ser.

El "desarrollo" es pujante, por eso empuja y empuja sin importar a quién, sin importar hacia donde. Se hace lugar, ocupa cada vez mas espacio y necesita cada vez menos de nosotros, los seres vivos. Cada vez somos mas personas en el planeta, pero cada vez son menos las que el "desarrollo" requiere para seguir expandiéndose, ocupando cada rincón del globo.

Demos un respiro al planeta, vayamos mas despacio pero con pie firme, con certezas sobre las consecuencias de nuestros actos. Tomémonos el tiempo para investigar formas menos destructivas de mejorar nuestra calidad de vida. Invirtamos mas dinero en defender la vida y menos en producir la muerte, en armas, en drogas.

Es posible que aun estemos a tiempo, intentemos cambiar las cosas que sean necesarias para que el mundo sea un lugar mejor para todos.

Nos reencontramos la próxima semana, con una nueva entrega de esta publicación.

Ricardo Natalichio

2 comentarios:

Ñanduty dijo...

Es increible la capacidad de motivacion, de relaciones y de estimulos que tienes, Pedro. Leo con avidez todo lo que escribes y lo siento como el latido de una vida (la tuya) que quiere ser vos de LA VIDA. Un abrazo y siempre contigo. Ñanduty

Anónimo dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Pero la VIDA sois vosotros, tu, que lees lo que escribo y seguro que tu corazón da más que el mio. En cierta ocasión un amigo mio, Joaquin Araujo, en una entrevista de homenaje a mi persona tras haber estado como Director de Bitacora Verde, dentro de Reloj de Arena en Radio Sevilla, dijo: Pedro es un regalo de la VIDA. Yo me quede mudo, agradecido tal vez, pero despues pense, no, la VIDA es un regalo que me han ofrecido para dar. Tambien pienso que cuando te vayas, tienes que dejar hecho algo positivo aqui y sino ¿de que ha servido tu paso por el mundo?

Muchas gracias y un beso fuerte

Pedro Pozas Terrados